Publicado el

1 de agosto: Día de la Pachamama.

Mercurio en Cáncer perfecciona su oposición a Plutón en Capricornio, mientras sigue opuesto a Júpiter y se prepara para enfrentarse a Saturno, aunque ya lo está haciendo.

La emoción y el cuerpo. El agua y la tierra. El barro de la creación, desde donde todo toma forma. Fuego que cuece las figuras y aire que les insufla espíritu. La Pachamama es casa y es hogar. Es todos los elementos, es galáctica y física. Es nutrición y manifestación.

A ella le debemos la vida en esta forma, la manera de viajar dentro de estos cuerpos físicos y cósmicos. Porque provenimos de las estrellas, pero ella también. Tomamos forma en su hábitat para aprender de y con ella.
Y sin embargo nos olvidamos que es nuestra mamá. Que nos protege, y que tiene emociones, como nosotros. Cuando se cansa de nuestro «mal comportamiento», lo demuestra. Y nos enojamos con ella, como si nos tirara calamidades porque sí, porque «la naturaleza es así». La subestimamos, es increíble cuánto. Y sin embargo sigue ahí, sosteniéndonos, esperando que despertemos.

Así que tomate un segundo el 1 de agosto, para parar. Para agradecerle que estás viva. Para hablarle, pedirle que te enseñe el camino si te sentís perdida, preguntarle cómo está, qué podés hacer hoy por ella. Porque cuando le das amor, lo devuelve. Ayni, reciprocidad. Ella ES todo amor y no dudará en ofrecértelo cuando también sos amor.

La tierra es el hogar de todos, más allá de que tengamos el tupé de ponerle precio.
Creemos que la tierra nos pertenece, cuando somos nosotros lo que le pertenecemos.

Respeto. Es lo mínimo que podemos hacer. Y agradecimiento.

Juntá tu basura. No estaciones tu auto en espacios naturales, que no están destinados para eso. No enciendas fuego en la naturaleza. Comprá natural. Comé lo más sano y natural que puedas. No mates animales por diversión. No destruyas plantas enteras si podés usar una ramita. Pedíle permiso a la Pacha. No seas egoísta.

El privilegio de tener acceso a la naturaleza no lo tenemos para que la arruinemos, sino para que tomemos consciencia y la protejamos.